top of page
Foto por Carlos Moreno / KCUR
Foto por Carlos Moreno / KCUR

press to zoom
Foto por Jodi Fortino / KCUR
Foto por Jodi Fortino / KCUR

press to zoom
Foto por Jodi Fortino / KCUR
Foto por Jodi Fortino / KCUR

press to zoom
Foto por Carlos Moreno / KCUR
Foto por Carlos Moreno / KCUR

press to zoom
1/5

KCUR | Por Jodi Fortino

Publicado el 13 de diciembre, 2022 

 

(Traducido por Lykins)

Las escuelas públicas de Kansas City están considerando la posibilidad de cerrar hasta 10 escuelas, ya que se enfrentan a la disminución de inscripciones y el envejecimiento de los edificios. Pero las familias se han opuesto al plan, y algunas dicen que no mantendrán a sus hijos en el distrito si su escuela cierra. 

 

Dalia Rodríguez dice que a su hija Natalie, de 9 años, le encanta todo de su escuela en James Elementary, incluso la clase de matemáticas. 

 

Pero Rodríguez dice que a Natalie le gusta especialmente pasar tiempo con sus profesores. 

 

"Ella siempre habla de los maestros. Así que para ella, cada uno es su favorito", dice Rodríguez. "Es la segunda casa para mi hija". 

 

Es por eso que Rodríguez dice que está luchando para mantener abierta la escuela de su hija - el distrito escolar de las escuelas públicas de Kansas City anunciaron que estaban considerando cerrar James Elementary tan pronto como el próximo otoño, parte de una propuesta para cerrar 10 escuelas debido a la disminución de la matriculación y el envejecimiento de los edificios. 

 

La medida se enmarca en Blueprint 2030, el plan estratégico a largo plazo del distrito para dar a sus estudiantes las mismas oportunidades académicas que los estudiantes de los distritos suburbanos. 

 

Pero Rodríguez dice que James Elementary es más que una escuela para su familia. 

 

"Es parte, nuestra comunidad es parte de la vida de mi hija, es parte de muchos niños", dice Rodríguez. "(El distrito escolar)  tienen que saber exactamente que si-  si cierran James serán un montón de corazones rotos". 

 

Meses después de anunciar sus intenciones, y después de varios reuniones polémicas, KCPS ha retrasado la votación final a enero - dejando a las familias sin saber cuál de sus escuelas realmente se cerrará. 

 

En una nota a las familias, el distrito dijo que el aplazamiento se basó en la retroalimentación de la comunidad. KCPS ahora está trabajando en recomendaciones revisadas para traer a la reunión de la junta escolar del 11 de enero. 

 

"Nuestro latido del corazón en este vecindario"

 

James Elementary es una de las tres escuelas del vecindario histórico del noreste de Kansas City que podrían ser eliminadas, junto con Whittier Elementary y Northeast High School. 

 

Los miembros de la comunidad temen que el cierre de estos edificios afectaría más a las poblaciones más vulnerables de la ciudad. Según Revolución Educativa, las escuelas atienden a una población diversa de familias inmigrantes, muchas de las cuales hablan español como lengua materna, incluyendo Rodríguez. 

 

KCPS dijo que trabajó para proporcionar recursos en los cinco idiomas más hablados de la ciudad: Inglés, español, swahili, somalí y birmano. Eso incluyó imprimir material traducido en las escuelas y en las reuniones, y proporcionar traductores en las conversaciones de la comunidad, dos de las cuales se celebraron en español. 

 

Pero Edgar Palacios, director general y fundador de Revolución Educativa, afirma que el anuncio del cierre cogió desprevenidas a muchas familias hispanohablantes. En su opinión, la junta directiva tenía que retrasar su decisión final y dar más tiempo a las comunidades para que aportaran sus comentarios y elaboraran planes alternativos. 

 

Vivir a poca distancia de una escuela de vecindario, dice Palacios, reduce la ansiedad de las familias inmigrantes. Y muchos edificios cumplen una doble función como puntos de contacto para los miembros de la comunidad, como la despensa de alimentos del Northeast High School, que atiende a unas 100 familias al mes. 

 

"No quiero subir a mi hijo a un autobús porque no sé qué le va a pasar a ese niño en el autobús. Tampoco sé a qué colegio van a ir", dice Palacios. "No voy a poder establecer una relación con ese colegio tan profunda porque no puedo acceder a él ni llegar a él tan rápido...". 

 

Christine Shuck es la madre de un alumno de primer grado de la escuela primaria Whittier, cuyo cierre está previsto para el otoño de 2024. Si eso sucede, los estudiantes se dividirían en cuatro escuelas diferentes en todo el distrito. 

 

Cuando Shuck se mudó por primera vez al vecindario de Lykins en 2013, dudaba en inscribir a su hija en KCPS porque recientemente había perdido su acreditación. En su lugar, decidió educar a su hija en casa. 

 

Más tarde, cuando Shuck tuvo que cuidar a su padre, matriculó a su hija en Whittier, algo que solo había planeado para el resto del año escolar. 

 

Shuck dijo que los maestros del Whittier le hizo cambiar de opinión sobre la escuela pública. 

 

"Son como trabajadores mágicos allí", dijo Shuck. "¿Y vas a separarlos y enviarlos a otros lugares? Vas a separar un equipo que sabe bien lo que hace". 

 

Shuck dice que esperaba que su hijo de primer grado pudiera graduarse en Whittier, y planeaba matricular a su hijo de 14 meses cuando estuviera listo para el jardín de infancia. 

 

"Whittier es realmente nuestro latido en este barrio y en el barrio de Lykins. Y no quiero que se vaya", dice Shuck. 

 

A Shuck le preocupa que si la escuela cierra, menos familias se mudarán al vecindario y las casas abandonadas empeorarán el deterioro de la zona. 

 

Esa es también la preocupación de la Asociación de Vecinal de Lykins, que ha estado trabajando para convertir las propiedades abandonadas en viviendas de calidad. Los miembros de la asociación dicen que Whittier está en el centro del proyecto, y se preocupan por los planes del distrito para ese edificio. 

 

"Cuando te llevas ese activo sin un plan, se convierte en una lacra para el barrio. Las cosas se deterioran a su alrededor, atrae la delincuencia", dice Kelly Allen, directora de proyectos especiales del grupo. "Perder la escuela ya es bastante malo porque es importante para la gente. Pero perder la escuela y luego simplemente tenerla sentada y pudriéndose, como todas las otras escuelas del noreste que han cerrado desde 2009, es inaceptable." 

 

Mientras que el grupo de vecinos reconoce que el distrito necesita cerrar escuelas, no cree que Whittier o James Elementary sean las correctas - ambas están entre las de mayor rendimiento en el distrito, según las evaluaciones estatales. 

 

¿Por qué se están cerrando escuelas? 

 

Junto con el rendimiento académico, la empresa consultora que recomendó el cierre de las 10 escuelas también examinó la matrícula, las tendencias demográficas, las condiciones de las instalaciones, la ubicación y la equidad. 

 

Las recomendaciones propuestas redirigir $ 13,2 millones para el distrito para hacer inversiones en la ampliación de los programas académicos como clases de idiomas extranjeros, música instrumental, laboratorios de ciencias, cursos electivos, aprendizaje basado en proyectos y excursiones. 

 

Algunas partes del plan dependen también de que el distrito apruebe una iniciativa de bonos. El distrito no ha tenido éxito en una votación de bonos escolares desde 1967. 

 

Y en el último par de décadas, KCPS ha visto una fuerte caída en su matriculación. El distrito cerró la mitad de sus escuelas en 2010, impulsando aún más a las familias a inscribirse en escuelas charter y distritos suburbanos. 

 

Aún así, la Superintendente Interina Jennifer Collier dijo que el distrito no verá el crecimiento que necesita a menos que haga cambios, incluyendo cierres. 

 

"Nuestros fondos se distribuyen actualmente a través de nuestro sistema, donde tenemos edificios que no son una capacidad, donde las inscripciones son bajas, donde luchamos tener personal y el tipo de programación que queremos tener en los edificios, porque no tenemos suficientes estudiantes para poder proporcionar eso", dijo Collier en una reunión de la junta de octubre. "No podemos seguir por ese camino. Tenemos que abordar esto ahora si queremos ver que este distrito escolar y nuestros estudiantes continúan acelerando y aprendiendo y prosperando." 

 

El distrito escolar dice que establecerá "Equipos de Transición" en todas las escuelas que se cierren, con consejeros, un coordinador de justicia restaurativa y un clínico para ayudar y apoyar a los estudiantes en su traslado. 

 

"Sabemos que las familias de las escuelas que se cierran considerarán todas sus opciones. Estaremos trabajando con los estudiantes individualmente para hacer estas colocaciones y abordar las preocupaciones", dijo el distrito en un correo electrónico. "Esperamos que los nuevos programas e inversiones en KCPS animen a las familias a permanecer en nuestro distrito". 

 

Pero si sus escuelas se cierran, algunas familias dicen que no mantendrán a sus hijos en el distrito. 

 

Rodríguez pasa mucho tiempo como voluntaria en James Elementary, desde organizar eventos hasta ser mentora de estudiantes en español, porque ha visto el impacto que ha tenido en su hija Natalie. 

 

"Ella se siente como, 'Yo puedo hacer esto. Cuando sea mayor, quiero ir a la universidad. Quiero ir a la universidad. Por eso voy a James. Quiero aprender'", dijo Rodríguez. 

 

Rodríguez dice que probablemente inscribirá a su hija en una escuela charter si James Elementary cierra. Pero preferiría mantenerla abierta y ayudarla a crecer. 

 

"Podemos hacer programas, podemos decirle a la gente, James es bueno", dice Rodríguez. "Ahora, es diferente. Tienen programas, tienen muchas cosas buenas". 

bottom of page